Revista Dentistas Enero 2021 Nº 47

DENT47-WEB-1.jpg

 

A pesar de las terribles consecuencias de esta pandemia, debemos admitir que de manera paralela se han producido una serie de modificaciones inesperadas en nuestra manera de entender el mundo. Ha aumentado nuestro respeto por los profesionales sanitarios, hemos podido parar y pensar, hemos entendido que la limpieza está relacionada con nuestra salud, ha aumentado nuestra conciencia social, hemos descubierto todas las letras de la palabra familia y que nuestro tiempo, hasta ahora escaso tiempo, nunca nada ni nadie volverá a robarlo.

En estos largos meses, nuestra profesión también se ha transformado, dejando a un lado nuestro secular individualismo, para comenzar a valorar a los otros compañeros, como gotas de un mismo mar. Hemos descubierto que nuestros problemas son comunes, hemos entendido que la comunicación es la única manera de mitigar la angustia, que la espiral económica y tecnológica a veces no conduce a ninguna parte, que nuestros pacientes han sido leales y respetuoso con la situación, que la soberbia y protagonismo profesional en las redes desaparece en un instante y que hemos recuperado valores de nuestra común profesión que creíamos que el marketing y la publicidad habían enterrado definitivamente.

La Odontología durante la pandemia no ha perdido el pulso, ha incorporado nuevos protocolos que quedarán para siempre y ha dado muestras de generosidad que la sociedad sabrá en su momento valorar.

Todos deseamos volver a la normalidad cuanto antes y poder asistir de manera presencial a cursos, congresos y reuniones informales con los compañeros. Creo que todo lo que hemos aprendido en este frenético año y, que al mismo tiempo, hemos quitado para siempre de la mochila, afortunadamente, ya nunca lo volveremos a recuperar. Cerrando la edición de esta revista, recibimos la información de que el Ministerio de Sanidad ha actualizado la estrategia de vacunación, incluyendo a todos los Odontólogos de este país por el riesgo de exposición en su actividad profesional. Además de las consecuencias sanitarias de esta decisión, creemos que es una manera de reconocer públicamente y desde la Administración, a todos los Odontólogos de España como sanitarios de primera línea, comprometidos en su lucha diaria frente a esta terrible pandemia.