Habitualmente confundimos el significado de dos palabras que pueden ser complementarias, pero que de hecho son diferentes: lealtad y fidelidad.

La fidelidad es el cumplimiento de una promesa a pesar de los cambios de ideas, las convicciones y los sentimientos que provocan el paso del tiempo. La fidelidad es una acción soberana en la que se exige decidir hoy, lo que se va a hacer en el mañana, bajo condiciones que no podemos prever.

Por el contrario, definir la palabra lealtad es más complejo. Por un lado, la lealtad individual es uno de esos principios que todos sabemos lo que significa, aunque nadie sea capaz de explicarlo con precisión.

Sin embargo, la lealtad institucional es un principio básico recogido en nuestros ordenamientos y que aparece reflejado en multitud de normas básicas.

Por eso, seamos Colegiados, Vocales o Presidentes, la lealtad institucional nos obliga a todos a tener un comportamiento leal y legal con las entidades y con las personas que ocupan los cargos de representación en la medida que dirigen y defienden el bien colectivo. Pero esa misma lealtad nos obliga a distinguir y separar a las personas de las instituciones, ya que nuestra obligación no es la de ser leal a una persona porque sí, sino por el cargo que representa que a su vez aglutina a todos los representados.

Hace pocos días que un experto en mass media reflexionaba acerca de los actuales medios de comunicación y sobre el impacto real que tenían en la vida de los ciudadanos.

Aclaraba el conferenciante, que a pesar de los millones de mensajes que cada hora se entrecruzaban los internautas, las grandes decisiones personales –entre las que destacaba la elección de pareja–, se tomaban casi siempre de manera tradicional, es decir, cara a cara y sin una pantalla de ordenador de por medio.

Por esta razón, la reunión que el Consejo General ha organizado recientemente, y en la que han participado numerosos compañeros –pertenecientes o no a la plataforma de facebook “Salvemos la Odontología”–, asesores jurídicos y representantes de nuestros Colegios Profesionales, no tenía como objetivo principal, llegar a acuerdo alguno, sino sobre todo, hablar, exponer razones y escuchar, como únicos medios de poder alcanzar entre todos, soluciones realistas a la actual situación.

Algunas personas, tras su desaparición, llenan ese enorme hueco que queda con recuerdos entrañables, miradas cómplices y manos siempre dispuestas, que contribuyen a mitigar la pena, llenando así de sentido la existencia.

La noticia del fallecimiento de Carlos Impuesto podía ser esperada, aunque no por eso ha dejado de ser cruel. Un maldito día en el que dejó parte de su vida en el asfalto, aunque sus ganas de vivir siempre le han acompañado hasta el último momento.

Para todos los que hemos compartido con él trabajo y afecto, conocer la mala noticia no fue suficiente. Al lunes siguiente, necesitábamos comprobar que su mesa se encontraba vacía, su ordenador apagado y admitir que ya nunca se levantaría solícito a solucionar cualquier problema con su permanente sonrisa.

Carlos era un buen trabajador, educado, agradable y sobre todo respetuoso con quién sabía respetarle. Había conseguido ganarse el corazón de todos, y por eso ahora, nos lo ha roto.

En las páginas centrales de este número de la revista Dentistas, el Presidente del Consejo General, Manuel Alfonso Villa Vigil, contesta a diversas informaciones y opiniones aparecidas en la Revista Profesión Dental, publicación patrocinada y editada por el Colegio de la I Región - Madrid. Esta respuesta, no solo se justifica por el legítimo derecho a la defensa que tiene una Institución que es de todos, sino también, por el firme convencimiento de que, detrás de la información, el trabajo y la capacidad, generalmente también se encuentra la verdad.

La Odontología en este país se enfrenta en un escenario económico dramático, a profundos problemas estructurales, que nunca se solucionarán levantando el hacha de los enfrentamientos carnales. Los Colegios Profesionales y el Consejo General tienen objetivos y fines comunes, aunque deben emplear medios y métodos totalmente diferentes para alcanzarlos, de ahí, que el único punto de partida posible en esta relación, deba ser, el respeto institucional.

El Consejo General de Colegios de Dentistas no es un Colegio más, sino el órgano de representación política, social y profesional de los Odontólogos y Estomatólogos de nuestro país. Su función principal, es la de cohesión y equilibrio interterritorial, lo que permite garantizar los mismos derechos y deberes a todos los colegiados, independientemente del poder y de los recursos de su Colegio de adscripción. Por ello, sus campañas, sus acciones políticas y su influencia Institucional, no tienen un objetivo estratégico o electoral, sino que están orientadas a la sostenibilidad del sistema, lo que implica defender y hacer posible el futuro de esta profesión.

Según Durkheim, en las crisis políticas y económicas que se acompañan de grandes cambios estructurales,  paralelamente se trastocan los referentes sociales y morales, ya que como consecuencia, se produce un enorme conflicto entre lo que queremos y los medios de los que disponemos para lograrlo.